Ciencia & Tec

Estudio asegura que las abejas usan patrones, no solo colores, para encontrar flores

En una serie de pruebas, las abejas rara vez ignoraron el patrón, lo que sugiere que el color por sí solo no las lleva a las flores.

Las abejas dependen en gran medida de las formas de las flores, no solo de los colores, cuando buscan comida, según simulaciones sensoriales de estos insectos para averiguar cómo ven las flores.

Las abejas tienen una visión de baja resolución (alrededor de 100 veces menor que la visión humana), por lo que solo pueden ver claramente el patrón de una flor cuando están a unos pocos centímetros.

Sin embargo, el nuevo estudio dirigido por la Universidad de Exeter muestra que las abejas pueden distinguir muy efectivamente entre diferentes flores usando una combinación de color y patrón.

En una serie de pruebas, las abejas rara vez ignoraron el patrón, lo que sugiere que el color por sí solo no las lleva a las flores. Esto puede ayudar a explicar por qué algunos colores que son visibles para las abejas rara vez los producen las flores en la naturaleza.

“Analizamos una gran cantidad de datos sobre las plantas y el comportamiento de las abejas”, dijo en un comunicado la profesora Natalie Hempel de Ibarra, del Centro de Investigación en Comportamiento Animal de Exeter.

“Al entrenar y probar abejas utilizando patrones artificiales de forma y color, descubrimos que dependían de manera flexible de su capacidad para ver estos dos elementos. Mostrar cómo los insectos ven el color y aprenden los patrones de color es importante para comprender cómo los polinizadores pueden, o no, crear ‘presiones’ evolutivas sobre los colores y patrones que han evolucionado las flores.

“Nuestros hallazgos sugieren que las flores no necesitan evolucionar con muchos colores de pétalos diferentes, porque pueden usar patrones para diversificar sus exhibiciones para que las abejas puedan distinguirlas de otras flores”.

Una característica consistente identificada en el estudio es que los bordes exteriores de las flores generalmente contrastan fuertemente con el follaje de la planta, mientras que el centro de la flor no tiene un contraste tan fuerte con el color del follaje.

Esto podría ayudar a las abejas a identificar rápidamente las diferencias de color y navegar hacia las flores.

Si bien las flores pueden ser hermosas para los humanos, Hempel de Ibarra enfatizó que entender más sobre las abejas y las amenazas que enfrentan significa que necesitamos ver el mundo “a través de los ojos y la mente de una abeja”.

Te puede interesar:

Publicidad

Publicidad