Opinión

El país de la marimba

No cabe duda de que somos un país folclórico, por no decir un país de mentirijillas. Tres acontecimientos acaban de hacer visible la punta del iceberg al interior del cual todos, sin excepción, estamos atrapados. En primer lugar, se trata del episodio de nuestra reina de belleza nacional en el concurso organizado en Israel en estos días al expresarse de forma displicente contra el instrumento nacional, la marimba. Ello desató una oleada de reacciones hostiles porque según puede colegirse, es un instrumento sagrado. Pienso, sin embargo, que la reina tiene derecho a expresar que la marimba no está entre sus…

Cada suscripción es un grito en contra de la corrupción y la impunidad

Este contenido es exclusivo para miembros de nuestra Suscripción Digital y Suscripción Digital + Impreso. Iniciar sesión Suscribirme hoy

Publicidad

Publicidad